Amuleto Indalo de la inmortalidad

0
281

Este amuleto, el Indalo es uno de los amuletos totémicos mas perfectos que ha creado el hombre para protegerse. Consiste en una forma que representa al hombre y su relación con el universo.

Este símbolo mágico fue encontrado en la Cueva de los letreros (Almería, España) y se cree que fue trazado junto a otros dibujos por las primeras poblaciones de la zona hacia el 2500 A.C.

Debido a su origen, el indalo participa de las primeras visiones cosmogónicas del ser humano. El cuerpo del hombre es la replica del Universo. Desde el punto de vista macrocósmico, el círculo representa el Sol, el arco, el cielo, el arco iris. Además posee un trazo horizontal: el horizonte, y uno vertical: la tierra. Los dos trazos oblicuos pertenecen al misterioso mundo inferior. Su significado microcósmico lo representa como un hombre: el círculo simboliza la cabeza, el arco la protección mágica, la línea horizontal los brazos, la vertical su tronco, y las oblicuas, las piernas.

Así este amuleto pasa a representar la conjugación de los contrarios, lo positivo o vertical, y lo negativo u horizontal, lo superior y lo inferior, la vida y la muerte. El símbolo mágico es la fecundación de la Tierra por el Sol. Al ser una síntesis por el universo y el ser humano, constituye un amuleto de la inmortalidad, de interacción continua y eterna de gestación.

En los años 60 se bautizo el símbolo llamándolo “indalo”, en honor a San Indalecio, patrón de Almería.  Ese nombre fue un acierto, ya que se trata de un vocablo íbero que procede de india, fuerza. Desde ese entonces, los pobladores comenzaron a dibujarlo en las puertas de las casa para preservarlas de posibles males. Luego, se transformó en un amuleto universal.

INDALO, CÓMO ELEMENTO DE BUENA SUERTE

Siempre nos dicen que si no queremos que nada malo ocurra, que toquemos madera y aunque no sabemos por qué razón lo hacemos. Un tipo de amuleto que lleva mucha gente es el Indalo, el amuleto de la buena suerte.

Su historia se remonta 4500 años atrás, en unas pinturas que se descubrieron en Almería en las que salía un hombre con un arco iris en los brazos. Los estudios arqueológicos han llegado a la conclusión de que dichas pinturas representan la búsqueda por el hombre primitivo de la sabiduría y la verdad en el universo, aunque tampoco es algo claro.

Tampoco está claro su nombre ya que se le llama Indalo pero no se sabe seguro si se refiere a San Indalecio, un santo que fue enviado a Roma para convertirlo.

El arco iris refleja el puente entre lo físico y lo espiritual. Sea su veracidad la que sea nos tomamos igual el Indalo como un amuleto que ojalá siempre nos dé buena suerte.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here