El Feng Shui

0
69

El FENG SHUI tiene sus orígenes varios años antes de la Era Cristiana. En aquel entonces varias tribus chinas comenzaron a asentarse para crear grandes urbes. Quienes regían estas ciudades, o sea, ciertas personas que tenían mejor preparación y dotes para la adivinación eran llamados CHAMANES.

Respetaban y admiraban la naturaleza; era muy importante para ellos. Eran grandes observadores de los fenómenos naturales y sus cambios, tanto en el cielo, la tierra, los vientos, el agua, los ciclos de las estaciones y las formaciones montañosas. Tanto es así, que procuraban mantener una armonía o equilibrio entre todos estos elementos.

Por ello es que, el ARTE del FENG SHUI tiene como objetivo principal conservar la armonía entre la naturaleza y el universo, y es perfectamente aplicable a nuestra vida cotidiana, tanto en el hogar como en los negocios. Este arte chino, que se asemeja a la Acupuntura, que procura ajustar la energía del cuerpo con agujas, utiliza objetos para redirigir el flujo de energía en un entorno, tanto interior como exterior. Así se crea un ambiente armónico y equilibrado con las grandes fuerzas del universo, y a la vez que armonice también con nosotros y nuestra vida, asegurando la salud, bienestar, éxito en los negocios, felicidad, etc.

Para un buen diseño el FENG SHUI utiliza elementos naturales como la curva de los paisajes, el viento, los movimientos del agua. También se preocupa de la orientación de la vivienda o negocio, además de los objetos de la decoración.

Debemos destacar algo muy importante y es que el Feng Shui se basa en dos fuerzas opuestas, la Chi y el Sha, que existen en todo el espacio terrestre.

El Chi (podemos denominarlo como una energía positiva) es una fuerza vital y natural que surge de la combinación de los elementos de la naturaleza y que circula por todos los espacios de una casa. Éste debe poder circular en forma libre y espontánea ya que cuando el Chi queda detenido surgen problemas energéticos, o sea Sha (energías negativas) que afectan en forma directa a los habitantes de la casa y se manifiestan como irritabilidad, falta de determinación, decaimiento, etc.
Cuando tenemos Sha en una casa o habitación se debe hacer algo para contrarrestarla, para que el Chi o fuerza positiva natural pueda circular debidamente.

Hay muchas situaciones que pueden causar el Sha, como por ejemplo una habitación muy cargada de adornos, o con exceso de muebles, y electrodomésticos( T.V. , ordenador, cadena musical, ventilador, etc), ya que estos no permiten que circule libremente el Chi. Por ello debemos procurar tener los ambientes, no solo limpios y ventilados, sino tratar de equilibrar y armonizar lo mejor posible tomando referencia de la naturaleza, y así poder liberarnos del Sha que se puede ir acumulando con los excesos que mencionamos anteriormente en nuestro hogar.-

Iremos ampliando poco a poco las aplicaciones del FENG SHUI a nuestra vida.-

Encantamientos Orientales de Amor.

Para atraer a su alma gemela, equilibrar su relación y recuperar la armonía.

Una pareja podrá ser muy compatible, compartir los mismos pasatiempos y gustos, pero aun así habrá diferencias entre cada uno de sus miembros en la manera de pensar, actuar y reaccionar. En lugar de interpretar a estas diferencias como “contradicciones” más bien se trata de la “complementariedad” necesaria en toda pareja. Para que una unión entre dos partes funcione armoniosamente, es importante que puedan cumplir alternadamente roles complementarios, sin superponerse, de lo contrario habrá fricciones continuas y desgastantes. Esta mecánica no es mas ni menos que la del yin y el yang, un concepto sugerido de la filosofía oriental fundamentado en la dualidad de todo lo existente en el universo.

Esta teoría describe las dos fuerzas fundamentales, opuestas pero complementarias, que se encuentran en todas las cosas. El yin es una corriente pasiva, fría, oscura, suave, intuitiva, y el yang una energía activa, cálida, brillante, fuerte, racional. A su vez, cada corriente tiene en si misma a su opuesta pero en estado latente, como bien se grafica en el símbolo Yin-Yang. Donde en la parte negra vemos un punto blanco, mientras que la sección blanca contiene un punto negro.

Hechizos de Amor. 

Los rituales que le enseñamos a continuación utilizan el concepto oriental del yin y el yang para que usted pueda complementarse en el amor, la convivencia y la intimidad con su pareja. De esta manera, apuntamos a uniones armónicas y equilibradas.

 Atraer al Complementario.

Objetivo: Este ritual es para aquellos que buscan pareja, ayuda al encuentro de aquella persona con la cual se pueda conformar una unión armónica y duradera.

Ritual: Dibuje un símbolo yin-yang perfecto en un cartón de unos 10 cm por 10 cm y recorte por el medio siguiendo la curva del centro. Coloque ambas mitades sobre el altar, y entre ambas, un imán. Rodee con un círculo dibujado con azúcar. Encienda fuera del círculo dos velas, una negra del lado yang (blanco) y otra blanca del lado yin (negro). Coloque una mano sobre cada figura, sin cruzarlas, a una distancia de 10 cm. Concéntrese en la luz de las velas y recite “Fuerzas que hasta ahora van paralelas, el universo las cruce en unión verdadera, sea la atracción irresistible y eterna”. Quédese allí un rato meditando. Luego cuélguese la parte blanca en su muñeca, tobillo o cuello, si usted es hombre, o la parte negra si es mujer. Su complementario debe quedar guardado en una cajita con el azúcar y el imán hasta que aparezca la persona indicada, y entonces, usted podrá llevar ambas partes.

Equilibrar la Relación.

Objetivo: Este ritual que te daremos a continuación es para reparar desajustes en la pareja debido a superposición de roles, o la diferencia de la energía emocional de cada uno.

Ritual: Dibuje un yin-yang sobre un cartón de 30 por 30 cm aproximadamente. Coloque sobre la parte oscura una foto suya, si usted es mujer, y sobre la parte blanca, la imagen de su pareja, o viceversa si usted es hombre. Del lado yang (negro), encienda una vela blanca, y del lado yin (blanco), una vela negra. Rodee todo con un círculo de sal. Imponga sus manos sobre el símbolo, y mientras las cruza en el aire entre si rápidamente y con lentitud, sintiendo como se moviliza la energía, invoque: “Soy soy yo, tú eres tú, cada uno es como debe ser, juntos, sin competir, fluimos en una melodía sin fin”. Seguidamente invierta de lugar varias veces las velas y luego las fotos, mientras recita: “Todo es movimiento, yin y yang, cambiar de lugar sin el equilibrio afectar, tú eres yo cuando yo soy tú, yo soy tú cuando tú eres yo”. A continuación, haga girar el círculo primero de izquierda a derecha, y después de derecha a izquierda conjurando. “Así como circula la energía, el amor y la pasión se renuevan día a día”. Repite este ritual las veces que lo necesites a lo largo de los días, con el convencimiento que las interferencias en la pareja irán solucionándose naturalmente.

Recuperar la Armonía.

Objetivo: Este rito es para reparar desequilibrios dentro de la pareja ocasionados por bloqueos energéticos acumulados, rigidez y desarmonías arrastradas a través del tiempo y que no recibieron ajustes con anterioridad.

Ritual: Sobre un paño rojo, coloque las dos mitades separadas de un yin-yang (recortadas en cartón). Sobre la parte negra, apoye un sol y, sobre la parte blanca, una silueta de la luna. Puede dibujar estas siluetas previamente en cartón  o bien usar dijes o figuras de yeso, madera o metal, que se venden en los negocios de Feng shui y santerías. Previamente escriba los nombres de los integrantes de la pareja del siguiente modo: si usted es mujer, escriba su nombre al dorso del sector yin y al dorso del sol; en tanto que el nombre de su compañero debe de ir escrito al dorso del sector yang y de la silueta de la luna. Si usted es hombre, la distribución debe ser exactamente la inversa que la anterior. Encienda dos velas rojas, una a cada lado, e incienso de benjuí. Imponga sus manos sobre la figura y concéntrese en ellas y en la luz de las llamas. Invoque: “Active mi yin en tu yang, y tu yang en mi yin, seamos uno en equilibrio cada uno por separados y seamos dos en armonía juntos por la vida”. Mueva sus manos formando un corazón, siempre con las palmas hacia abajo, haciéndolas circular paralelas a las figuras. Hágalo despacio, sintiendo como se moviliza la energía. Repite el conjuro tres veces. Quédese allí meditando en como puede mejorar su vida y atraer alegría a la pareja.

 LOS PRINCIPIOS DEL YIN Y EL YANG.

Reflexione sobre ellos, piense cómo puede aplicar estos conceptos en la pareja para mejorar el vínculo.

1.      El yin y el yang son opuestos. Todo tiene su opuesto, aunque éste no es absoluto sino relativo, ya que nada es completamente yin ni completamente yang. Por ejemplo, el invierno se opone al verano, aun que un día de verano puede hacer frío y viceversa.

2.      El yin y el yang son interdependientes.  No pueden existir  el uno sin el otro, así como el día no puede existir sin la noche.

3.      El yin y el yang se consumen y generan mutuamente. El yin y el yang   forman un equilibrio dinámico: cuando uno aumenta, el otro disminuye. El desequilibrio no es sino algo circunstancial, ya que, cuando uno crece  en exceso, fuerza al otro a concentrarse, lo que a la larga provoca una nueva concentración. Un ejemplo, el exceso de vapor en la nubes (yin), provoca la lluvia (yang)

4.      En el yin hay yang, y en el yang hay yin. Siempre hay un resto de cada uno de ellos en el otro, lo que conlleva que el absoluto se transforme en su contrario. Un ejemplo, una semilla enterrada soporta el invierno y renace en primavera.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here