Malas Ondas

0
90

Muchas veces cuando asistimos a algún lugar, algún sitio podemos llegar a sentir molestias en nuestro cuerpo, así como dolor de cabeza, de espalda, dolor de cuello o simplemente malestar.

Pero estos síntomas no siempre se deben a nuestros síntomas, no siempre se deben a nuestros males, o mejor dicho a nuestro cansancio, por ejemplo.

Sino que estos síntomas son causados por las Malas Ondas, las cuales absorbe nuestro cuerpo, y son reveladas tras estos síntomas.  Cada persona, así como cada lugar, emiten una energía que puede ser perjudicial para la otra.

Es algo real, la Mala Onda existe y debemos estar atentos a los mensajes que nos envía cuando nos enfrentamos a ella o la percibimos.

Es muy importante e imprescindible respetar la estructura corporal que incluye el pensar y el sentir  cualquier vibración oscura que nos rodee.

Existen dos factores, los cuales pueden hacer que una persona se sienta débil, los cuales son, la envidia y la agresión energética.  Desde ya hace muchos años, desde las primeras culturas y sociedades conocidas por el hombre sus habitantes utilizan amuletos  y elementos Naturales para defenderse de las malas energías (Malas Ondas.)

Los  Chamanes (Sanadores Espirituales de las comunidades Indígenas), en el continente Americano, utilizaban una técnica llamada Rueda de la Defensa) en la cual solo podían ingresar aquellas personas que ellos deseaban o visualizaban con energía positiva.

Entrar en este círculo es como ingresar a un lugar curativo que protege psíquicamente al individuo.

Existen una serie de sugerencias, elementos y sustancias para tener y utilizarlas a modo de escudo protector de la energía negativa. Las más conocidas y populares son las que se detallan a continuación.

Rueda de la Defensa:

Para armar un círculo que nos proteja de los alcances de las malas vibraciones de lugares o personas, los indígenas recomiendan realizar pequeños e íntimos rituales con los que podremos inundar los sitios negativos con energía positiva. Los pasos son:

1. Vestir ropas cómodas y de colores claros. Encender una vela (grande) blanca en el lugar que queremos despejar de la mala energía y ambientarlo con música suave instrumental y un sahumerio de canela.

2. Tener a mano una bolsa que contenga doce piedras diferentes.

3. Antes de empezar inspirar contando hasta seis lentamente, y luego espirar también contando hasta seis. Repetir esto tres veces.

4. Determine los cuatro puntos cardinales y donde está el sur coloque la primera piedra. Según la religión chamánica es ahí donde empiezan todos los sucesos en la vida de las personas.

5. Coloque las piedras restantes en el oeste, luego en el norte y finalmente en el este. Este último punto oficiará de puerta que dará acceso al espíritu protector.

6. Luego de cerrar el círculo pronuncie la siguiente oración chamánica para llamar a la protección:

“¡Madre tierra, abuelo sol,

abuela luna, agua,

aire, fuego, mundo animal,

mundo humano,

los invoco porque soy parte

de la vida y tan

hermano del universo

como ustedes:

les pido protección para

que nada me ocurra.

Yo agradeceré respetando y

cuidando cada

tramo de este mundo con

paz y alegría!”

7. Luego en silencio preste atención a su respiración: inspire y exhale en seis tiempos como antes.

8. Incorpórese despacio y agarre las piedras una a una en el sentido contrario al que las puso.

Escudo personal:

Otra forma de protección es la confección de un escudo personal protector. Este escudo es un recuerdo de la vida latente en cada ser humano y representa una virtud o un don que puede ayudar. Para esto es preciso meditar y bucear en el fondo del alma.

1. Abra una ronda como en el otro caso utilizando las piedras ubicadas en los distintos puntos cardinales.

2. En lugar de recitar una oración, baile dentro del círculo guiado por la música. Las imágenes comienzan a surgir en su mente.

3. De a poco baje el ritmo, y respire en seis tiempos profundamente.

4. Tome nota de todos los símbolos que hayan aparecido. Incorpórese y cierre el círculo.

5. Con materiales a elección (cerámica, paños, pinturas, piedras de colores, papel, hilo, lana, etc.) confeccione un escudo personal con ese signo protector.

6. Luego coloque el escudo en un lugar clave de su hogar donde se reúnan muchas personas.

El Animal Interior:

Los animales son parte esencial de la naturaleza y conviven con los seres humanos no solo en el mundo exterior. Los chamanes dicen que todos los individuos llevamos dentro la fuerza de nueve animales:

1. El que ayuda en los desafíos espirituales.

2. Uno que brinda protección.

3. Otro que enseña a confiar en uno mismo.

4. El que muestra la verdad interior.

5. El que aconseja.

6. El revelador de los secretos de la tierra.

7. El maestro del enigma de las estrellas.

8. El que conecta con la energía masculina.

9. El que conecta con la energía femenina.

Por eso para poder contactarse con uno de ellos es preciso ingresar en La Rueda de la Defensa de la misma manera que antes. Luego que lo hace haga lo siguiente:

· Recuéstese sobre la superficie relajando el cuerpo. Inhale profundo en cuatro tiempos y exhale también en cuatro tiempos. Repítalo tres veces hasta sentirse completamente relajado.

· Cierre los ojos y visualice un bosque con muchos árboles y un claro de luz justo en el centro.

· Camine en dirección a la luz y cuando llegue aparecerá ante sus ojos un desierto infinito, desde allí verá una fila de animales que pasaran frente a sus ojos. Entre estos estará su animal.

· Cuando lo vea llámelo en voz alta y pídale protección.

· Luego de que se haya ido vuelva para atrás y recupere el camino a través del bosque y a medida que se van espaciando los árboles una nube verde lo rodea. Poco a poco vuelve a tomar conciencia de su cuerpo.

· Abra sus ojos e incorpórese.

· Tome un lápiz, una libreta, y anote todo lo que recuerda. Más tarde busque toda la información que esté a su alcance sobre su animal, para poder utilizar efectivamente su energía.

Ritual para combatir el daño:

Si usted siente que su armonía energética está dañada antes de crear la Rueda de la Defensa, puede realizar un ritual de limpieza interna invocando a Isis, divinidad egipcia protectora de la salud física y psíquica.

Haga lo siguiente:

· Vístase con prendas azules, amplias y frescas. Ambiente el lugar con esencias de violeta o lavanda. Luego encienda una vela de gel azul y rece la siguiente oración a la Diosa Isis:

“¡Oh, imponente Isis, este mortal

implora tu sanación y protección.

En ti la vida bulle victoriosa

Alejando las influencias

Nefastas que debilitan

La carne y el espíritu.

Concédeme tu luz,

Preciosa Isis, diosa celestial!”

· Luego acostado sobre la superficie cierre los ojos y practique un par de respiraciones profundas en cuatro tiempos.

· Recorra mentalmente su cuerpo, primero por fuera luego internamente. Intente ver cuál es el lugar por donde entró el daño que rompió su armonía energética.

· Imagine que una nube azul emana de la vela y se incorpora a través de esa herida. Se dispersa por todo su cuerpo curando cada herida a la vez que limpia cada lugar dejando una capa de protección.

· Cuando se sienta calmo abra los ojos, levántese lentamente y deje que la vela se consuma sola.

Para evitar las malas ondas se recomienda el uso de La Figa (aprende mas sobre la figa cliqueando en el enlace anterior)

Todos estos rituales nos ayudan a protegernos ante cualquier ataque de negatividad. Cada persona puede crear su propia Rueda de la Defensa y renovar su fuerza cada vez que lo necesite para neutralizar toda influencia negativa.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here