Numerología – Los números 11 y 22

0
53

1— Deseo anímico o el ideal (deseo profundo del alma. Esto es lo que el Yo Superior desea que uno haga).
2— Ser Latente o Expresión
3— El Sendero de mi vida.
La expresión o Ser Latente es la suma de tus capacidades naturales, o sea aquello que expresas más fácilmente, por causa de las vibraciones de tu nombre. (Aquí está incluido el tipo de trabajo en que uno se encuentra más cómodo, posibilidades y talento).
Si la suma de todas las letras, o sea, el número de la expresión final está en armonía con el ideal y la fecha de nacimiento, no se tendrá dificultad en elegir nuestra verdadera vocación en la vida.
Los números tienen tres grados de comparación:

BUENO MEJOR ÓPTIMO
MALO PEOR PÉSIMO

Para los Metafísicos son:
CONSTRUCTIVO NEGATIVO DESTRUCTIVO

Los números 11 y 22 son los números maestros

Cada número del 1 al 9, 11 – 22, cabe entre 1 y 9; nueve es el ciclo del hombre, el micro-cosmos o pequeño universo, porque del 1 al 9 están incluidas todas las experiencias de que son capaces. El 9 es la raíz cuadrada (hombre) de la Trinidad (Dios).

El 10 se reduce a 1 pero está en un plano más alto porque marca el regreso a la unidad de la cual se desprenden todas las cosas. Cuando en numerología nos encontramos con un 10, lo reducimos a 1, pero nos acordamos que es 10 y no simplemente 1. Pero hay dos números que no se reducen que son el 11 y el 22 que son los números maestros que no pertenecen al nivel del 2 y del 4.

Todo el que posee estos números en su nombre o en su fecha de nacimiento deben saber que están dotados con cualidades de líder o inspiración que no son dados a la mayoría. La misión de estos dos números cada uno en su propio ángulo es el servicio desinteresado por la humanidad; les son dados únicamente a las almas viejas cuyas experiencias las han capacitado para ser líderes y maestros. Son números de alta tensión y gran poder, difíciles para cumplir con ellos por sus requisitos estrictos.

El 11 es el místico, el soñador, el visionario impráctico. Vive en las nubes y recibe sus ideales y visiones de los altos planos, generalmente es clarivi-dente aunque no siempre se da cuenta de que lo es. Tiene poder para darle al mundo una revelación por lo cual puede o no recibir su recompensa en la Tierra. Si él no busca nada para él mismo y dedica su vida al servicio de la humanidad, es posible que gane gran fama, ya que la vibración del 11 es eléctrica y de largo alcance.

Si busca el escenario para su propia glorificación será golpeado por su propio relámpago. El 11 tiene poca consideración por el tiempo, lugar, compromisos, la hora, ya que vive en las nubes, donde esas cosas responden a un ritmo diferente del nuestro. El 11 es demasiado impráctico para ser un buen compañero diario, pero es el Maestro, Mensajero y vocero de los Dioses.

El 22 es el idealista práctico que ha visto la visión del 11 y tiene el poder de traerlo al uso tangible en beneficio de la humanidad. El es el Maestro material que concibe grandes planes, proyectos y logra grandes resultados. Debido a la vibración tan alta de estos dos números (22 y 11) se sabe que han causado locura en aquellos que no tienen el equilibrio suficiente para. manejarlos.

Nunca se reduce el 11 y el 22 cuando aparecen como resultado final del ideal, de la expresión y del sendero de vida cuando ellos caen en medio de las cuentas y for¬man parte del total, se suman los dígitos separados solamente por conveniencia, pero no se pierda de vista su presencia, ni se olviden sus cualidades.