¿Qué es Santería?

0
92
El santero es el sacerdote de la santería. Es esa persona o médium por la que pasan los espíritus. Son los intermediarios entre las divinidades o espíritus y cualquier persona que necesite ayuda.
Se les suele consultar sobre temas muy diversos, a veces para resolver una enfermedad,
otras para asegurarse de infidelidades en la pareja o por problemas económicos. En otras ocasiones para descubrir hechizos o mal de ojo y deshacerse de ellos para que dejen de perjudicar a la persona.

Para ser santero hay que realizar una serie de ceremonias de iniciación que pueden llegar a durar más de una semana -dependiendo del santo- y cumplir, al pie de la letra, las normas establecidas por los Yorubas. Estas normas o mandamientos son las que Olodumare ordenó a Obatalá con el fin de que el ser humano no se destruya a sí mismo, pues fue creado con muchas debilidades. A diferencia de los mandamientos Cristianos no incluyen exigencias relacionadas con el sexo.

Los once mandamientos yorubas

1.- No robarás.
2.- No matarás (excepto si se hace en defensa propia).
3.- No comerás carne humana.
4.- Vivirás en paz con el prójimo.
5.- No codiciarás las propiedades de tu vecino.
6.- No maldecirás mi nombre.
7.- Honrarás a tu padre y a tu madre.
8.- No pedirás más de lo que te pueden dar y serás feliz con tu destino.
9.- No temer a la muerte, ni te quitarás la vida.
10.- Enseñar mis mandamientos a tus hijos.
11.- Respetarás y obedecerás mis leyes.

Normalmente cada santero está dedicado a un espíritu en particular que puede visitarle en sueños y durante los rituales. La relación que tienen con ese espíritu puede llegar a ser una actividad muy creativa. Dentro de la Santería existen categorías jerárquicas.

En Cuba, por ejemplo, el santero mayor o Sumo Sacerdote recibe el nombre de Olúo; el Adivino Mayor se llama Babalao; las dos categorías siguientes son el Babalocha y el Aleyo.

¿CÓMO TRABAJA EL SANTERO?

Para resolver los problemas de las personas que los visitan, los santeros pueden recurrir a métodos como el Bembe, las rogaciones de cabeza, los rituales y la adivinación donde se invoca a los dioses (orixas) o a los espíritus que lo guían.

El Bembe:

El Bembe consiste en una celebración donde se practican cantos, danzas, golpes de tambor y ofrendas (frutas, velas, flores, alimentos o sangre de animales) destinados a invocar a los dioses o espíritus con el fin de que se unan a la fiesta y tomen posesión de uno de los sacerdotes.

Si el santero tiene bien desarrollada la mediumidad el espíritu toma posesión de su cuerpo y entra en trance. A este hecho se le denomina Montar el Muerto. En algunas ocasiones puede ocurrir que estando invocando a los buenos espíritus en una sesión espiritual, uno de los presentes sin ser un médium y desconociendo que puede desarrollar su mediumidad,
cae de repente en trance. Los santeros entran en trance siempre con el fin de ofrecer ayuda a sus clientes.

Pueden diagnosticar y curar enfermedades, ayudan a solucionar problemas personales, familiares, o profesionales, pueden descubrir hechizos o los efectos perjudiciales de la magia negra, entre otras tareas destinadas a socorrer a los demás.

Rogacioanes de cabeza:

Las rogaciones de cabeza es uno de los trabajos más comunes que realiza el santero. Cosiste en unos preparados a base de diversas sustancias, principalmente el coco, que se colocan sobre la cabeza de la persona con el fin de que se cumpla algún deseo o se resuelva un problema.

Rituales:

Los rituales son también prácticas muy habituales dentro de la santería. Para llevarlos a cabo el santero debe tener un buen conocimiento de las plantas y de sus propiedades y de la relación que existe entre éstas y los orixas.

De esta manera puede utilizarlas convenientemente en baños, frotaciones o infusiones para beber, según el fin. Otras sustancias que se utilizan en santería son la manteca de cacao, el aceite de maíz, la manteca de coco, el azúcar de caña, la harina de maíz, el agua bendita, la pimienta, la miel y los caracoles. Existen rituales específicos dedicados a los diferentes dioses.